Comunicando el estado del planeta

WhatsApp Image 2020-12-20 at 18.43.54

Para explicar como están las cosas no basta con estudiar y comprender datos y artículos científicos. Hay que acoplarse a los profesionales de la comunicación, aprender de ellos y, a ser posible, trabajar con ellos. Eso estamos haciendo en La 2, en un pequeño rinconcito de RTVE donde cada quince días contamos en 3 o 4 minutos lo que sabemos del estado de la naturaleza y de los riesgos para nuestra salud y bienestar de todo lo que le hacemos al medio ambiente.

IMG_0865

El pasado viernes grabamos dos piezas, una sobre los impactos del cambio climático y otra sobre los nuevos incendios de grandes dimensiones. Para situarnos en los impactos del cambio climáticos fuimos al melojar de la fuente del Cura, en Miraflores de la Sierra, y para hablar de incendios subimos al puerto de Morcuera donde hubo un gran incendio en verano de 2019.

XSGJ4127

Uno de los efectos más palpables del cambio climático es la estacionalidad cambiada. El invierno y el verano ya no empiezan ni acaban cuando solían hacerlo.

De la anécdota del cambio en el momento de floración de algunas plantas (como la floración de los almendros, todo un acontecimiento nacional en Japón) o de la llegada de golondrinas o de la eclosión de las mariposas se pasa a efectos ecológicos en cascada que dejan funciones sin realizar. La polinización, por ejemplo, requiere de la sincronización entre la producción de flores y la presencia de los insectos. Como cada organismo responde de forma distinta al cambio en el clima, se pierde la sincronización y con ello la función asociada.

La estacionalidad cambiada afecta a mas cosas de las que pensamos, muchas con importantes implicaciones económicas y sociales. Por ejemplo, afecta a la programación de las cosechas y de las recolecciones, al inicio, finalización y duración de la temporada de incendios, y al calendario de enfermedades como la gripe.

XLAI8655

Los incendios resultan de la combinación de varios factores. Entre ellos el cambio climático y la acumulación de combustible (material vegetal seco) y las nuevas condiciones sociales juegan un papel crucial al hacerlos mas frecuentes e intensos. Heredamos unos bosques que muchos no están ya en equilibrio con las nuevas condiciones ambientales y sociales. Bosques por ejemplo de pinos y eucaliptos, altamente inflamables, que se plantaron hace décadas cuando se daban al menos cuatro circunstancias muy diferentes a la actualidad : 1) una visión de la gestión forestal fundamentalmente productivista (más madera), 2) un conocimiento limitado de la ecología del fuego, 3) un clima menos cálido y extremo, 4) una diferente presencia humana, mayor en las zonas rurales de regiones templadas, y menor en zonas tropicales. Por estas cuatro razones, los incendios están resultando muy diferentes a los incendios que teníamos hace apenas medio siglo.