Como niños… pero peligrosos y sin control

La historia humana se ha contado de muchas maneras. Predomina el estilo grandilocuente en el que se realzan nuestros logros, nuestras capacidades. Poner un pie en la luna, las pirámides de Egipto, componer una sinfonía… lo que pocas veces se cuenta es que lo que mas impacto tiene en nuestras vidas y la del planeta es precisamente la que hacemos sin querer y sin apenas control. Desde luego sin medir las consecuencias de nuestros actos. Tenemos evidentemente la preocupación actual por el cambio climático. Nadie quiso cambiar el clima, pero lo hicimos, y a una velocidad y con una magnitud de récord absoluto. Hace mas de 20 años Roger Hooker calculó nuestra capacidad de transformar el paisaje, de mover sedimentos y ya vio que entonces habíamos superado a la naturaleza en transformar el paisaje, en ser auténticos agentes geomorfológicos.

image

La mayor parte de las 120 gigatoneladas que movíamos al año hace 20 años (ahora movemos muchas mas, recordemos que estamos en un proceso exponencial) lo hacíamos sin querer y de hecho era sobre todo erosión de suelo fértil por prácticas agrarias intensivas. Calculó que en los últimos 5000 años habíamos movido suficiente tierra para construir una montaña tan alta como el Montblanc pero de 100 km de largo por 40 de ancho. ¡5000 años es un suspiro geológico! Alguien debería ponernos freno…

Donde mas falta hacen, mas secos bajan los ríos

Llevamos publicando en Instagram, en nuestro canal de la Salud de la Humanidad, una serie de mapas con proyecciones desde los últimos años hacia el resto de este siglo sobre el clima y los riesgos asociados que han hecho públicas la Agencia Europea de Medio Ambiente. España no sale nada bien en esos mapas. En el de hoy sobre el caudal de los ríos parecería aplicarse la mas cruel Ley de Murphy: precisamente en las regiones más secas de Europa, allí donde más falta hace el agua que traen los ríos, mas está disminuyendo y mas va a disminuir el caudal. Y son disminuciones tan drásticas que no cabe hablar de caudal ecológico ni nada similar. Con los ríos se suma la sobrexplotación del agua, el malgasto y las pérdidas por transporte con el cambio climático. Y el resultado es tan preocupante que debemos tomar conciencia y actuar con prontitud.

image